Las grandes palabras nunca podrán sustituir a un fuerte abrazo, pero pueden servir para recordarte lo mucho que te aprecio. ¡Feliz cumpleaños!