El tiempo nos cambia. Conforme crecemos nuestras prioridades son distintas. el destino nos mandó por distintos caminos pero nuestra amistad no quebró y sigue tan firme como antaño. Por eso te escribo para recordártelo y para decirte ¡Feliz cumpleaños, amiga!