Pensaba regalarte el equivalente de tu valía en oro, pero como vales demasiado no me lo podía permitir, así que tendrás que confórmate con esta simple frase de cumpleaños. ¡Felicidades, amiga!