Siempre has sido un amigo muy especial para mí. Tanto que estoy seguro que si un día tengo hijos, estos te podrán llamar «tío» sin problemas. ¡Felicidades amigo!