Dios te quiere tanto que te considera una persona muy especial, por eso te permite que sigas cumpliendo años y disfrutando de esta vida tan maravillosa. Que siga así por muchos más ¡Felicidades!