No es fácil encontrar las palabras cristianas apropiadas para felicitarte el cumpleaños. Eres demasiado increíble para poder describirte completamente. Te deseo lo mejor y le pediré a Dios lo mejor para ti y los tuyos. ¡Felicidades!