Me molestaba cuando querías que me mantuviera tan alto, pero ahora veo que es porque sabías de lo que era capaz. Gracias por preocuparte siempre lo suficiente por mí como para querer que dé lo mejor de mí. Realmente lo aprecio.