Tener una hermana tan magnánima como tú me levanta el ánimo cuando me siento mal. Así que, en ese sentido, ¿podrías compartir magnánimamente tu tarta, helado y regalos, hermana? ¡Gracias por adelantado, y te quiero!