Siempre te has comportado más como una madre que como una hermana para mí. Tal vez sea porque no tuvimos una, pero estoy muy agradecida de que te hayas puesto al frente. Aprecio todo lo que tuviste que sacrificar, y te quiero mucho.