Cuando eras más joven, siempre me molestabas para pedirme consejo, pero a medida que hemos ido creciendo, ahora soy yo el que te molesta para que me aconsejes. Es curioso cómo el tiempo puede cambiar tanto las cosas. ¡Definitivamente prefiero ser yo el que te moleste!