No necesitas una ecuación matemática para probar que eres feo, sólo usa tu sentido común y revisa nuestras fotos familiares. ¡Feliz cumpleaños!