Hija, tienes el talento, el espíritu y la fuerza. ¡Diablos, si no fueras mi hija podría odiarte un poco! Por suerte, eres mi hija, ¡así que te quiero a trozos!