Cuando eras una niña, me alegraban tus payasadas, pero como mujer, estoy sorprendida/o por tu gracia y tu amor. Soy tan afortunada/o de haber traído a una persona tan maravillosa a este mundo.