Hija, estaba pensando en el regalo perfecto para ti este año, y entonces me di cuenta: Veré las cinco películas de Crepúsculo y no me burlaré de Edward ni una sola vez. De nada.