Eres como una piedra preciosa: brillante, hermosa e impecable. Te diferencias en que vales mucho más que cualquier piedra. Eres un tesoro, no sólo para mí, sino para toda la familia. ¡Feliz cumpleaños a nuestra preciosa hija!