Este año para tu cumpleaños tengo planeado complacer cada uno de tus caprichos, y cuando digo capricho, me refiero a sobornarte con chocolate. Aquí tienes una buena lección de vida, no hay nada que el chocolate no pueda arreglar ¡Feliz cumpleaños hija!