No hay suficientes palabras en el vocabulario para expresar todo lo que siento por ti, hija mía. Si tuviera que hacerlo, diría: «Te quiero tanto». ¡Feliz cumpleaños a una hija verdaderamente querida!