Cuando vienen los momentos difíciles, todo lo que necesito hacer es pensar en ti para hacerme seguir adelante. Tus abrazos y besos alimentan mi alma, y estoy tan agradecida/o de tener un hijo tan hermoso como tú.