Mi alegría por tenerte como hijo es algo que no se puede medir. Sólo se puede sentir a través de muchos abrazos, besos y admiración. Estoy tan feliz de haber sido bendecido con un hijo tan asombroso como tú.