Cada vez que te he regañado, es sólo porque me preocupo, y cuando te abrazo, es siempre porque te quiero a morir. Te deseo sólo lo mejor en la vida, y que tu cumpleaños esté lleno de regalos y risas.