Me enseñaste que en la vida no hay que rendirme nunca. ¡Gracias por no rendirte nunca conmigo!